Consulta pública de la norma de etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas: la más nutrida de la historia de la mejora regulatoria en México

Consumidores, academia, organizaciones de la sociedad civil, socios comerciales internacionales, asociaciones de profesionales, el sector agropecuario y el sector privado nacional e internacional y otros gobiernos han emitido más de 3 mil comentarios.
• El presidente López Obrador ha manifestado que en la elaboración de la norma de etiquetado se buscará la conciliación.
• Sector privado mexicano confía en el análisis minucioso de todos los comentarios, para lograr un etiquetado frontal nutrimental veraz y claro, científicamente sustentado, que permita tomar decisiones informadas.
Enero 10, 2020.- El pasado 10 de diciembre, cerró el plazo de la consulta pública para emitir comentarios al proyecto de modificación de la Norma Oficial Mexicana 051 de etiquetado de alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados, cuya propuesta central es, entre otros elementos, crear un etiquetado frontal de advertencia.
De acuerdo con la información de la página de la Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (CONAMER), esta consulta pública ha recibido casi 800 comentarios y en la Dirección General de Normas de la Secretaría de Economía, a través del Diario Oficial de la Federación, se emitieron 5,216 comentarios y otros gobiernos, como los de la Unión Europea y Suiza, se han pronunciado ante la Organización Mundial de Comercio.
Lo anterior significa que estamos ante la consulta pública de una norma oficial mexicana más nutrida de la historia, demostrando el interés que despierta en todos: consumidores, organizaciones de la sociedad civil, academia, campo mexicano, nuestros socios comerciales internacionales, asociaciones de profesionales y el sector privado mexicano e internacional, el contar con un etiquetado frontal nutrimental veraz, transparente y claro, que permita tomar decisiones informadas, comparar entre productos e integrar dietas correctas.
Ante este hecho sin precedente, el sector privado confía en que las autoridades competentes, de conformidad con los procedimientos establecidos para ello, harán un minucioso análisis de todos y cada uno de los comentarios, muchos de ellos sustentados y atendibles, les dará puntual respuesta y serán tomados en cuenta para la elaboración del proyecto final de la norma, y alcanzar, con ello, una norma que tenga el consenso al que ha convocado el presidente López Obrador.
Ante un tema de tal trascendencia para la salud de la población, se debe garantizar a todos los mexicanos que el etiquetado frontal de advertencia estará basado en un sólido sustento científico, que la evidencia que la soporte será incontrovertible, y que la norma será el resultado de un análisis técnico, jurídico y económico transparente, plural y receptivo a la incorporación de las mejoras que el proyecto de norma merece para cumplir sus objetivos.
El sector privado mexicano está comprometido con la máxima transparencia del contenido
nutrimental de los alimentos y bebidas no alcohólicas que produce y comercializa. Los
mexicanos merecemos un etiquetado frontal que cumpla con los siguientes principios:
• ADVIERTA clara y verazmente de las calorías, grasas saturadas, azúcares y
sodio;
• INFORME con datos precisos sobre sus contenidos específicos, sólo así el
consumidor podrá comparar entre productos;
• INCENTIVE la reformulación y la reducción del tamaño de las porciones;
• Esté basado en EVIDENCIA CIENTÍFICA; y,
• Sea CONGRUENTE con el marco jurídico nacional e internacional.
Finalmente, el sector privado confía, también, en que la Comisión Nacional de Mejora
Regulatoria CONAMER emitirá un dictamen de impacto regulatorio serio y responsable, que
asegure, conforme a ley, la regulación focalice objetivos claros y proporcionales, observe
mayores beneficios que costos, otorgue seguridad jurídica, que haya debida coherencia y
armonización con otras disposiciones y respete la libre concurrencia y competencia
económicas, tomando en cuenta la opinión que emitirá la Comisión Federal de Competencia
Económica (COFECE).
Es indispensable que se analice la evidencia técnica-científica que sustentan la efectividad
de la regulación propuesta, que se analicen cuidadosamente el costo-beneficio de la
medida y su impacto en la libre competencia, el comercio internacional y,
fundamentalmente, en los derechos de los consumidores a acceder a información veraz y
clara sobre los alimentos y bebidas no alcohólicas que consume y, por ende, garantizar su
derecho a la salud y a la alimentación.