CONSECUENCIAS DE LA CORRUPCIÓN

En México, la corrupción es una actividad conocida y practicada. De no hacerlo las empresas pueden perder una licitación. El ciudadano, en tanto, evita pagar multas vehiculares o desembolsa para que el camión de basura se lleve sus desperdicios.

Isabel Becerril
Hoy, las entidades que se mantienen a la cabeza como las “más corruptas” son el Distrito Federal y el Estado de México, mientras que Querétaro es la que ocupa el último lugar en esta lista, es decir, es la menos corrupta.

Manuel Molano, director adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), dice que hasta hace 15 años, en México la corrupción era “controlada” por el gobierno federal, muy al estilo China, pero hoy México vive una situación similar a la de India, donde la corrupción es al menudeo, por ejemplo, los empresarios desconocen cuántos pagos extraoficiales tendrán que pagar para que se concreten sus proyectos.

Miguel Coronado, jefe de Operación en México del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), alerta que la corrupción es el fenómeno que más deteriora el tejido social de un país. “Además de que el valor de este cáncer a nivel mundial es de 200,000 millones de dólares”, dice. Coronado además expone que a esta institución le preocupa que en la última década América Latina ha observado un fuerte deterioro en esta materia.

Empresarios y familias dan ‘moche’

Eduardo Bohórquez, director general de Transparencia Mexicana, dice que al año las familias mexicanas participan en 210 millones de actos de corrupción para realizar sólo 35 trámites y servicios.
El ejecutivo explica que, en promedio, esos actos representaron para las familias, sólo en 2014, el pago de 160 pesos al año, pero existen sobornos pequeños y otros mucho más grandes.
Los sobornos van desde la recolección de basura hasta asuntos más delicados como pagarle a los secretarios de actas de los funcionarios del ministerio público, esto para que pueda avanzar un expediente judicial e incluso se da una “mordida” a un judicial para que se haga valer un acta de aprensión de un individuo.
Los principales actos de corrupción se observan en las cuestiones de tránsito. “El automóvil es una fuente de corrupción muy grande, porque no sólo está involucrado el policía de tránsito, también el personal que trabaja para las altas y bajas vehiculares, el cambio de placas, las licencias, los tarjetones, entre otros”, añade.
Bohórquez dice que una familia con menos de un salario mínimo, destina a la corrupción 33% o 3 centavos por cada peso que obtiene. De la población en general 14% de sus ingresos se destinan a corrupción en trámites y servicios.
En tanto, lo que antes se llamaba “diezmo”, que era 10% del valor de un contrato para ganar una licitación, ahora está entre 30 o 40% del contrato. “Hoy el costo de esa corrupción ya es más alta que la utilidad de obtener ese concurso, pero también hay que dar “mochada o mordida” para que al empresario le paguen para el inicio de las obras o avancen de otros procedimientos, dice Bohórquez.
Álvaro Rodríguez-Arregui, director general de Ignia, empresa de capital emprendedor que apoya empresas de alto crecimiento que atienden a la base de la pirámide socioeconómica en México, destaca que el tema de la corrupción para un emprendedor es crítico, esto por la falta de recursos para financiarse y por la incertidumbre diaria que vive.
Rodríguez-Arregui puntualiza que 63% de la corrupción en este país es parte del modus operandi de los negocios; 57% de los emprendedores y las pequeñas y medianas empresas (PYMES) les afecta la corrupción; 63% perdieron un negocio por no pagar un soborno.
Rodríguez-Arregui señala que ya se convirtió en una industria la utilización de gestores, pues 57% de los emprendedores los utiliza. Y añade que los gestores son simplemente intermediarios para la corrupción.

Fuente: Noticias En la Mira en línea, Finanzas, 19-10-2015

free pokies