Concamin solicita materia fiscal especializada para Pymes exportadoras

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), urgió a las autoridades federales y locales a rediseñar la política industrial bajo la experiencia internacional ya probada.

 

Lilia González

Ante un ritmo de avance por debajo de sus potencialidades en los últimos años, la industria nacional pugnó porque se le dote de un tratamiento diferenciado en materia fiscal, asistencia técnica y formación empresarial, a las Pymes exportadoras, a las innovadoras y a las creadoras de tecnologías, a fin de revertir la tendencia.

La Confederación de Cámaras Industriales (Concamin) que dirige Manuel Herrera, urgió a las autoridades federales y locales a rediseñar la política industrial bajo la experiencia internacional ya probada, pues el aparato productivo nacional ha perdido partición en el mercado y empleos en los últimos años.

Advirtió que mientras otras naciones han fortalecido sus mercados internos con medidas e incentivos de diversas índoles, en México la industria presenta resultados contrastantes.

“Se desaceleró su producción (de la industria nacional) y se amplió la brecha entre las especialidades que avanzan aceleradamente y aquellas cuya producción sigue a la baja, pero mejoró su contribución al mercado laboral, colocándose como el más importante generador de empleos en los primeros meses del año”, mencionó en su informe Pulso Industrial.

Detalló que las especialidades vinculadas al comercio exterior, como es el sector automotriz, muestran dinamismo en el primer bimestre del año, lo que le permitió registrar niveles record en producción. En tanto, las vinculadas al mercado interno cuyas ventas y cobranza siguen a la baja, como el sector petroquímico; químico; curtido, acabado y fabricación de productos de cuero y piel, así como fabricación de insumos y acabado de textiles, han retrocedido en su producción.

“Dichas cifras confirman por qué debemos acelerar el paso para erigir una política industrial moderna, integral y de largo plazo, considerando, además, que el sector fabril genera más de 300,000 millones de dólares por exportaciones; que se mantiene como el principal destino de la inversión extranjera directa”, abundó la Concamin.

El sector empresarial propuso una política industrial de nueva generación, cuyo resultado debe ser una alianza en favor de la modernización y competitividad del sector fabril mexicano, a partir de dos vertientes: el sistema mexicano de innovación y el impulso a los encadenamientos productivos.

Desde su perspectiva, se requiere diseñar una estrategia de sustitución eficiente y competitiva de importaciones, identificando aquellos productos e insumos que podemos fabricar aprovechando la infraestructura productiva disponible y los recursos existentes en la banca de desarrollo, para financiar la mejoras de los procesos productivos y la adaptación de las empresas a las exigencias propias de la modernización y la intensa competencia.

 

 

 

 

 

 

Fuente: El Economista en línea, Empresas, 13-04-2015

free pokies