Acuerdos IP – Gobierno de la República

Escuchar audio:

El pasado 5 de diciembre, el sector empresarial, representado por el pleno del Consejo Coordinador Empresarial y los principales organismos, asociaciones y cámaras del país, sostuvo una importante reunión con el Presidente de la República, para reflexionar sobre los principales retos del 2015 y fijar las prioridades de la agenda común.

Refrendamos nuestro reconocimiento por la apertura y voluntad que hemos encontrado en el Presidente Enrique Peña Nieto y en las secretarías y diversas dependencias del Gobierno y la Administración Pública Federal, para hacer equipo en proyectos conjuntos en favor de las empresas, sus trabajadores, y por México.

Expresamos nuestro respaldo al Presidente, en el proyecto de mover y transformar al país, sobre la base de la Agenda por México, que suscribimos en junio del 2012 y que a la fecha acumula un 51% de adelanto, lo cual incluye el logro de las grandes reformas que se han aprobado en estos primeros dos años del sexenio.

Nuestro compromiso con los acuerdos y objetivos que entonces fijamos, no han variado. El sector empresarial mexicano cree en el país, y seguirá invirtiendo para detonar su enorme potencial.

Existe sintonía entre los empresarios y el Gobierno en la visión de que estamos en una nueva fase, con una coyuntura distinta y retos emergentes, pero que el proyecto de nación trazado es el mismo y está en marcha, con la capacidad de unir a los mexicanos en torno a lo esencial, por encima de las diferencias que puedan separarnos. Ese es el cometido trascendente de las reformas estructurales.

La posición que compartimos al Presidente sobre los  problemas y desafíos que han surgido en estos meses, que han mermado la confianza y la cohesión social, es que éstos no deben paralizarnos o dividirnos, sino alentarnos a reforzar el compromiso para construir ese México mejor.

Por eso refrendamos el respaldo a la decisión del Presidente y su Gobierno de ir hacia delante, con reformas y acciones para avanzar en materia de seguridad pública y legalidad. Apoyaremos el procesamiento del paquete de 10 acciones anunciado, junto con las medidas de índole económica que se integraron, y complementaremos con propuestas y acciones concretas.

Las prioridades y los objetivos que tenemos, como sector, para el próximo año, son muy claras, y en la reunión con el Presidente, fue manifiesta la coincidencia en dichas prioridades:

En materia económica, confirmamos que la compleja implementación de las reformas avanza a buen paso. Nuestra solicitud al Gobierno es que reforcemos institucional y operativamente los espacios de interlocución y planeación que hemos creado en estos años, como el Consejo Consultivo Empresarial para el Crecimiento y el Comité Nacional de Productividad, para aprovecharlos a fondo en este sentido.

Lo que queremos hacer, como prioridad para lo que resta del año y en 2015, es trabajar en equipo para que México cuente con perspectivas más alentadoras de corto plazo.

El gran proyecto reformador requiere de un mayor dinamismo en el aquí y ahora. Tenemos que abonar a la confianza, ayudar a que se aceleren y multipliquen las inversiones, activar los motores del mercado interno y el consumo, mejorando las expectativas de familias y empresas.

El Presidente manifestó su voluntad de revisar y construir propuestas de manera conjunta, con ese carácter de urgencia. El objetivo es tener lista, lo antes posible, una estrategia puntual para acelerar la reactivación económica.

Coincidimos plenamente en la visión de analizar, consensuar y lanzar políticas públicas y medidas fiscales que incidan en favor del crecimiento y la creación de más y mejores empleos; acciones que generen efectos positivos en lo inmediato, fomentando el consumo, el mercado interno y el binomio ahorro-inversión, siempre cuidando el equilibrio en las finanzas públicas y la estabilidad macroeconómica.

Planteamos revisar límites a la deducción en intereses por créditos hipotecarios, reducir la tasa de retención al ahorro y permitir la deducibilidad al 100% de las aportaciones a fondos de pensiones.

A fin de incentivar la inversión, deducción inmediata, sobre todo en compras de maquinaria y equipo y formación de activo fijo. Para estimular el empleo, sería conveniente permitir la deducción indirecta del ISR en el tramo de salarios exentos.

En infraestructura, urge aprobar las reformas y adiciones a la Ley de Obras Públicas, y con ello como base, adelantar o acelerar los procesos de licitación. En este sentido, recomendamos crear un grupo de trabajo con el Ejecutivo Federal para potencializar proyectos en el régimen de APPs.

Para aumentar la recaudación sobre bases sanas, es necesario crecer más y con mayor rapidez. Ante la eventual reducción de los ingresos presupuestales por la baja en el precio del petróleo, esa es la fórmula idónea para lograr mayor crecimiento y enfrentar con más seguridad la volatilidad en el escenario internacional. Desde luego, junto con alternativas de ahorro en el gasto público, en rubros no prioritarios, o que no impulsen el crecimiento económico, ni ayuden al mejoramiento del nivel de vida de los mexicanos.

Estamos a buen tiempo de revisar los temas más sensibles que se han presentado para la economía.

En el eje de fortalecimiento de las instituciones de la democracia, la legalidad y la seguridad pública, estamos impulsando una agenda amplia, sobre la que hemos cerrado filas como sector.  En la reunión presidencial hicimos hincapié en las prioridades que tenemos en este apartado, y sobre todo, compromisos muy puntuales.

Hay que asegurar que el sistema nacional contra la corrupción y la impunidad tenga capacidad real de detección, prevención y sanción, para lo cual, es indispensable una autonomía real, que se deba y responda a los ciudadanos, y no a los partidos o a funcionarios y entidades, que serán los sujetos de regulación.

En este reto, nuestro sector cumplirá con la parte que le corresponde. Cerramos filas contra la corrupción y la impunidad. Por eso estamos desarrollando un Código de Mejores Prácticas de Ética e Integridad Empresarial.

Estamos de acuerdo en que las empresas y/o sus empleados que se involucren en actos ilegales, deben ser sancionados con igual rigor que el que se imponga para funcionarios públicos.

Por otro lado, limpiar y profesionalizar a las policías e instancias de procuración e impartición de justicia es prioridad de seguridad nacional. Vamos adelante en este desafío. La acción a nivel municipal, el eslabón más débil del Estado mexicano, es urgente y exige del respaldo de todos. Hay que fomentar su fortalecimiento integral.

Para nosotros, la coyuntura nacional exige generar mayores niveles de confianza, con decisión y consistencia; enfrentar la polarización social, con diálogo y acuerdos sobre las coincidencias, así como con la aplicación de la ley para quienes la quebrantan; con absoluto respeto al Estado de derecho y a nuestra Constitución.

Siempre que el Gobierno y las instituciones de Seguridad y Justicia actúen conforme a derecho contra grupos minoritarios violentos y delictivos, tendrán el respaldo total del sector empresarial. Este es un compromiso.

2015 se presenta como un año de grandes retos y oportunidades.

Será el año del gran despegue, en función de que seamos eficientes en la implementación de las reformas. En la medida en que demos fuerza al proyecto de mediano y largo plazo, con mayor crecimiento en lo inmediato. En tanto seamos puntuales con el desafío histórico de  consolidar las instituciones de la gobernabilidad democrática y el Estado de derecho.

En este camino, el de la Agenda por México, los empresarios cerramos filas por la nación. Estamos del lado de los mexicanos que creen y trabajan, por una auténtica renovación de la esperanza y la voluntad nacional.

México cuenta con sus empresarios, y sus empresarios con México.

free pokies