Tareas Pendientes

 

 

Tareas pendientes.
Lunes, 13 de noviembre de 2017

El Congreso aprobó la semana pasada el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2018. Un esquema de gasto que permite mantener la estabilidad de las finanzas públicas. Después de años de crecimiento en la deuda pública, México necesita garantizar la estabilidad macroeconómica y reducir el déficit en el gasto público.

Este presupuesto nos permitirá avanzar en este sentido. Sin embargo, es importante que, a lo largo del próximo año, el gobierno mexicano continúe tomando medidas que aumenten la disciplina fiscal. A pesar de que la economía muestra señales de fortaleza, también es importante que se mitiguen algunos riesgos externos, como la volatilidad del tipo de cambio o las tasas de interés, que podrían reducir las estimaciones de crecimiento realizadas en este paquete económico.

México ha tomado las decisiones correctas en los últimos años y, ahora, debe seguir por ese camino. Y debemos insistir: La orientación del gasto público tiene que ser haciendo más énfasis hacia la inversión, que pueda potencializar la inversión privada, para que podamos alcanzar un 25% del Producto Interno Bruto en inversión que nos permita entonces garantizar una plataforma de crecimiento continuo arriba del 4%. Necesitamos medidas oportunas, preventivas y decididas para conservar una economía estable que facilite el crecimiento y el desarrollo de las familias mexicanas.

Tras la aprobación del presupuesto de egresos, el gobierno mexicano tiene la obligación de fortalecer la disciplina fiscal, realizando esfuerzos de austeridad, reduciendo el gasto corriente y optimizando el uso de los recursos públicos. Un llamado también para los señores diputados para que sean responsables en la designación de los gastos, México nos llama con generosidad  a que seamos austeros y responsables.

Nuestro país enfrenta grandes retos, pero trabajando en el sentido correcto podemos superarlos. Y todos tenemos que contribuir en esa tarea. Por eso, también queremos reiterar nuestro llamado a los legisladores para que se aprueben reformas imprescindibles que llevan años pendientes.

Es necesario que se presente una iniciativa, se discuta y se apruebe la Ley General de Mejora Regulatoria. México requiere que las empresas y los emprendedores enfrenten menos obstáculos para crecer, crear y generar nuevos negocios. Es impostergable que los tres órdenes de gobierno trabajen en el diseño de trámites sencillos, menos onerosos y más eficientes. La regulación, los trámites no pueden ser un obstáculo para la creación de valor y la generación de empleos en nuestro país.

Nuestra nación necesita un mejor ambiente de negocios para que la economía crezca y la sociedad alcance mejores niveles de bienestar. Por eso, también es fundamental que se discutan reformas en materia de seguridad pública e impartición de justicia: especialmente las leyes que establezcan un modelo para las policías estatales, así como la Ley de Seguridad Interior. Estas piezas de legislación son indispensables si queremos consolidar un pleno Estado de derecho, con policías mejor capacitados y una mayor certidumbre jurídica para los ciudadanos y las fuerzas del orden. No podemos permitir que nuestras fuerzas armadas estén desprotegidas por el marco normativo, especialmente cuando cumplen con funciones que corresponden a las autoridades civiles.

Por otra parte, y con el fin de seguir fortaleciendo las instituciones, es indispensable que se aprueben también los nombramientos del fiscal de delitos electorales y, el fiscal general y el fiscal especializado anticorrupción. La Procuraduría General de la República no debe continuar sin el pleno desarrollo de dos áreas que son fundamentales para la procuración de justicia, el combate a la corrupción y la celebración del proceso electoral.

El Sistema Nacional Anticorrupción generó una alta expectativa social, y es imprescindible responder a ella con avances sustanciales, que no pueden detenerse por falta de acuerdo en los nombramientos. Esta semana inició también el proceso para designar al nuevo presidente del Comité de Participación Ciudadana, en reemplazo a Jacqueline Peschard, y queda pendiente el nombramiento de los Magistrados del Tribunal Federal de Justicia Administrativa, ambas instancias son piezas clave en el  Sistema Nacional Anticorrupción. Esta iniciativa, surgida del trabajo conjunto y coordinado entre la sociedad civil, los empresarios y la academia, es un elemento fundamental en la construcción de un mejor país. Por ello, el proceso debe llevarse a cabo con total transparencia, celeridad y rendición de cuentas. Garantizar que mantenga la confianza que ha despertado en la ciudadanía, en la esperanza de un México mejor.

Se suma, además, el relevo en un organismo de enorme trascendencia para el país, como es el Banco de México, cuyo titular dejará el cargo a finales de este mes.

Desde el Consejo Coordinador Empresarial, exigimos que estos nombramientos respondan a criterios técnicos y garanticen una sana autonomía entre los diferentes poderes. Necesitamos que la selección de estos funcionarios responda al mejor interés del país y no al cálculo político de algún grupo; que se elija a perfiles que demuestren capacidad y experiencia profesional, así como independencia y honestidad probadas.

Los empresarios seguiremos apostando por México, trabajando por ser más productivos, generando mejores ingresos y así ofrecer nuevos y mejores empleos. En el sector privado vamos a contribuir para que los empleos sean mejor remunerados; para que la estabilidad del poder adquisitivo del salario se mantenga y que se vaya mejorando; que se construya una economía más próspera y también incluyente, que beneficie a todos los mexicanos como debe ser, por un México con mejor futuro.