Reconstruir mejor

   

 

Reconstruir mejor
Martes, 07 de noviembre de 2017

Hace dos meses, los mexicanos tuvimos que hacer frente a la tragedia. Dos sismos afectaron muy seriamente a Chiapas, la Ciudad de México, Morelos, Oaxaca y Puebla; y de algún modo a todo México. Con mucho esfuerzo hemos pasado por los momentos más dolorosos, pero ahora tenemos que enfrentar los más difíciles: la recuperación de nuestras comunidades.

En el sector privado, desde el primer momento nos dimos a la tarea de apoyar a quienes más lo necesitaran: primero, para atender la emergencia con apoyos que representaron más de 13 mil millones de pesos. Y, ahora, para impulsar la reconstrucción y el mejoramiento de las comunidades afectadas.

¿Qué estamos haciendo en este sentido?

En primer lugar, constituimos el Fideicomiso privado Fuerza México que nos permitirá movilizar y canalizar de manera eficiente los recursos de miles de empresas y ciudadanos. Queremos reconocer a los cientos de ciudadanos y empresas que han mostrado su solidaridad y generosidad mediante sus donaciones.

En segundo lugar, estamos definiendo mecanismos que garanticen el uso transparente y honesto de los recursos. Y aquí quiero agradecer a Federico Reyes Heroles de Transparencia Mexicana, y también a Edna Jaime de México Evalúa, por el acompañamiento que nos están dando en esta materia.

También reconozco al Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), con quienes firmamos un convenio de colaboración para que el fideicomiso incluya dentro de su Comité Técnico a un representante del INAI; para que se dé a conocer en su portal electrónico (fideicomisofuerzamexico.com) el contrato del fideicomiso, las reglas de operación, la integración del Comité Técnico, los estados financieros, el destino de los recursos, el padrón de beneficiarios georreferenciados, entre otros; y para que contemos con asesoría del INAI garantizando así la transparencia, salvaguardando los derechos de protección de datos personales.

En tercer lugar, el fideicomiso nos permitirá priorizar las necesidades de reconstrucción y asegurar que los recursos se dirijan a donde son más necesarios. La idea de un mecanismo coordinador tiene el objetivo de canalizar mejor los recursos y destinarlos a poner en marcha la vida de las comunidades: no sólo estamos por reconstruir, vamos por reanimar la vida social y productiva de quienes han sido afectados.

Ya hemos elegido, y propondremos pronto al comité técnico siete comunidades que apoyaremos en los estados de Oaxaca y Chipas, con 350 viviendas en un primer momento.

  • San Pedro Tapanatepec, Oaxaca
  • San Francisco Ixhuatán, Oaxaca
  • San Francisco del Mar, Oaxaca
  • San Mateo del Mar, Oaxaca
  • Santa María Xadani, Oaxaca
  • Arriaga, Chiapas
  • Tonalá, Chiapas

El modelo de intervención busca ser integral: aunque la mayor parte de la reconstrucción se destinará a viviendas, también se trabajará en la reconstrucción de escuelas, templos, mercados o monumentos históricos indispensables para reactivar la vida de las comunidades.

Y, en una segunda etapa, buscando alternativas para su economía, como las empresas sociales, o la vinculación con cadenas de valor ya establecidas.

Estamos convencidos de que los esfuerzos de reconstrucción deben ser cultural y socialmente adecuados a cada comunidad. Y en todos los casos vamos a promover la participación activa de la población para reactivar su economía local. Los desastres naturales suelen agravar la desigualdad, y de nosotros depende mitigar ese efecto.

En cuarto lugar, tenemos el objetivo de reconstruir con calidad; no solo recuperar lo que se perdió, sino mejorarlo sustentablemente. En el sector privado tenemos el firme compromiso de que este esfuerzo de reconstrucción se traduzca en una mejor calidad de la vivienda y la infraestructura de las zonas afectadas.

El sector privado ha asumido el compromiso de trabajar por construir el país que queremos: un México más capaz de hacer frente a los fenómenos naturales, un México que se levanta y siga avanzando, un México donde las víctimas y damnificados puedan recuperar su patrimonio y fuente de empleo e ingresos.

Sabemos que esta tarea nos corresponde a todos y que no hay ganancia en trabajar de manera aislada. México gana si trabajamos juntos. Y gana más si lo hacemos bien y con independencia, cada quien haciendo lo que nos corresponde.

Por eso, los recursos del Fideicomiso Fuerza México serán ejercidos por la sociedad y no por el gobierno; seguirán las mejores prácticas internacionales para asignarse a donde sean más necesarios y tengan mejores retornos; y, sobre todo, serán gastados con las mejores disciplinas de transparencia y rendición de cuentas.

México ya ha sufrido suficiente. Hoy, necesitamos que la reconstrucción sea fuente de esperanza y ejemplo de honestidad. Los recursos ejercidos por el sector privado van a responder con confianza a la generosidad de los mexicanos. Y esperamos que el uso los recursos públicos también esté a la altura de las demandas de los mexicanos.