PRIMER FORO REGIONAL MÉXICO MEJOR FUTURO

 

VERSIÓN ESTENOGRÁFICA DE LAS PALABRAS DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO COORDINADOR EMPRESARIAL, JUAN PABLO CASTAÑÓN, EN EL PRIMER FORO REGIONAL MÉXICO MEJOR FUTURO

 

Guadalajara, Jalisco, 21 de noviembre de 2017.

 

– Señoras y señores;

– Amigos empresarios;

– Representantes de los medios de comunicación:

Muchas gracias, es un gusto estar aquí. Muchas gracias a los organismos. A la Canaco, a COMSE, a todos los que han estado participando en la organización de este foro. Como siempre venir a Jalisco es como sentirme como en casa, con un sector empresarial unido, fuerte. No solamente combativo, sino mas bien propositivo, en lo que conviene para el bien común del estado y su contribución para México.

Saludo con mucho gusto a mi gran amigo Manuel Herrera, orgullosamente jalisciense y un gran compañero dentro del sector empresarial y en particular en el Consejo Coordinador Empresarial.

A todos amigos empresarios, muy buenos días, gracias por dedicar su tiempo para escuchar y dialogar lo que queremos para México,  esta México Mejor Futuro: la agenda pública del sector privado.

Gracias por su interés de sumarse a esta convocatoria nacional y multisectorial que estamos haciendo desde la iniciativa privada. Gracias al CCIJ, a Canaco Guadalajara por tomar el liderazgo de organizar este evento, pero a todos los organismos les damos las gracias. A que nos ayuden a que la sociedad deje de ser espectadora y se convierta en protagonista de nuestro tiempo y nuestro futuro.

Como muchos de ustedes saben, hace poco más de un mes, el 3 de octubre, el Consejo Coordinador Empresarial y los organismos que lo conforman, como representante de todo el sector privado del país, presentamos una agenda integral de política pública para México; una visión de libertad, una visión de inclusión, de responsabilidad, de legalidad, de justicia y de sustentabilidad en el tiempo.

Con la participación de todas las cámaras y organismos empresariales a nivel nacional, pensando en todos los sectores de la sociedad, elaboramos una serie de propuestas que ahora queremos compartir y enriquecer con ustedes y con el resto del país. Éste es el primer foro regional que organizamos para incorporar las opiniones de los empresarios, de especialistas, académicos, intelectuales y ciudadanos.

Lo que buscamos es construir juntos una agenda por México. Una agenda que parta de los problemas que enfrentamos día a día todos los mexicanos. Una agenda que verdaderamente represente las preocupaciones de quien decide abrir una miscelánea o una tiendita, un pequeño taller. Una Agenda que ayude a combatir los obstáculos que afectan a quien tiene una pequeña fonda, una panadería o restaurante, o un emprendedor. Lo mismo que ayude a quienes están desarrollando nuevas aplicaciones tecnológicas y quieren lanzar nuevos productos al mercado. Que responda a las inquietudes de las familias y los ciudadanos, de las micro, de las pequeñas, de las medianas y de las grandes empresas. De los profesionistas, de los padres de familia, incluso de nuestros propios trabajadores, de quienes queremos vivir en paz, con respeto, con libertad y con inclusión.

Queremos que todos los empresarios del país aportemos nuestra experiencia para identificar cuáles son los mayores obstáculos del crecimiento económico; cuáles son las barreras más grandes que enfrentamos como sociedad y, sobre todo, cuáles son las mejores formas de superarlas.

Los empresarios y emprendedores nos distinguimos por la búsqueda de soluciones, nunca por quedarnos solo en el análisis, por nuestro enfoque en resultados, por nuestra resolución para superar los retos que enfrentamos. Ahora, queremos poner esa vocación al servicio de todo el país, con la agenda pública del sector privado. Y para lograrlo, estamos convencidos de que debemos ser incluyentes, de que es necesario unir todas las voces para alcanzar un verdadero grito de exigencia a quien aspira a representarnos y a las plataformas de los partidos políticos.

Y también necesitamos involucrar a los partidos políticos, porque necesitamos ofertas responsables, con soluciones viables. Por eso, las conclusiones de estos foros serán presentadas a todos los candidatos, para obtener su compromiso. No solo a los candidatos a la presidencia, sino también a los que aspiran a representarnos en el Congreso y quienes aspiran a representarnos en los estados en la elección de el año siguiente.

¿Qué estamos proponiendo como punto de partida? ¿En qué consiste la agenda México Mejor Fututo?

Se trata de establecer una base de cuatro pilares para el desarrollo de México. Una base y cuatro pilares que permitan que la iniciativa de la sociedad sea el motor del desarrollo; que la libertad de empresa y la libertad de los individuos sea el catalizador de la inclusión social; que la estabilidad sea la plataforma para el cambio.

La base son instituciones fuertes y un Estado de Derecho que nos proteja a todos y nos haga convivir en paz. Las empresas y los individuos no pueden prosperar ni generar empleos si no se cumple la ley, y se hace que la ley se cumpla, si no se ejecutan los contratos, si el dueño de una tienda tiene que poner una reja para protegerse de los asaltos, o los restauranteros viven extorsionados por el crimen organizado o por falsos inspectores. Tenemos que imponer el imperio de la ley, y el castigo a quien no la cumpla. El combate incansable contra la corrupción y el respeto irrestricto a los derechos de todos como base de la economía y la convivencia social.

El Estado de Derecho lo construimos todos. Desde nuestra vida cotidiana. Exigiendo más de los gobiernos y las instituciones, y aportando más como ciudadanos. Y nosotros como empresarios, dirigentes de empresa, tenemos que aportar nuestro propio testimonio, desde el interior de la empresa y en las acciones de la empresa en la sociedad.

El primer pilar, sustentado sobre el estado de derecho, es el pilar de una economía abierta, competitiva e incluyente. Ya sabemos que el camino al desarrollo está en finanzas públicas responsables. Porque la estabilidad económica es nuestra mejor plataforma para ir hacia adelante. Además, necesitamos mercados abiertos, estos mercados que nos obligan a competir con el mundo.

Sí, con competitividad, con esfuerzo, con talento. Pero también abren un universo de posibilidades de crecimiento. Los empresarios apostamos por el modelo de apertura y libertad con valentía, con pundonor y también con el compromiso de ser empresas sustentables en la creatividad.

Y, claro, necesitamos que los mercados estén regulados, por supuesto, pero de manera eficiente, donde los jóvenes y emprendedores puedan emprender sus propios proyectos. Y los empresarios tengan oportunidad de operar siendo productivos.

El segundo pilar es construir mejores condiciones de bienestar para los mexicanos, con los impuestos que todos pagamos. Necesitamos invertir en las personas, porque los mexicanos somos la mayor fuerza de este país. Por eso, necesitamos profundizar la transformación de la educación, para generar el talento del siglo XXI, la fuerza de los propios mexicanos. Construir mejores servicios de salud, dar certezas para el retiro de los trabajadores y tener mejores servicios públicos para conectarnos, acceder al mercado de la comunicación entre los mexicanos. Estamos convencidos de que la inversión social tiene que traducirse en actividad productiva para romper la trampa de la pobreza.

Solo podemos generar riqueza a través de las empresas. Y la responsabilidad social de los empresarios es generar mas empleos, reinvertir y construir oportunidades para las personas. Es la única forma de terminar con la pobreza, invirtiendo y generando valor.

El tercer pilar es un gobierno eficiente y transparente. Tenemos que exigir una reingeniería del gasto público en el país, así como un verdadero compromiso de los tres órdenes de gobierno con la mejora regulatoria: menos trámites, más sencillos. Déjennos trabajar. Tenemos que liberar la creatividad y el potencial de quien decide abrir y operar un negocio para que pueda crecer. Asegurarse que la inversión pública sea eficiente y sea un motor de la inversión privada para alcanzar las metas de 4% de crecimiento y de 1 millón 200 mil empleos.

Finalmente, la inversión pública es un motor que rinde cuentas a cada paso, que es las cuentas a los ciudadanos. Ése es el México del siglo XXI que queremos construir, donde nos comprometamos cada quien con un cuarto pilar, que es fomentar la innovación y la productividad. Tenemos que transitar de lo hecho en México a lo creado en México como bien lo dice Manuel.

Contamos con el potencial para posicionar al país a la vanguardia de la tecnología y ser parte de la nueva revolución industrial global. México debe avanzar hacia el futuro, aspirando a ser un país moderno, que cree valor, socialmente responsable, incluyente y tecnológicamente competitivo.

Y es justamente este cuarto pilar de la Agenda el que nos reúne hoy. Sobre todo, porque reconocemos el potencial que Jalisco tiene en el desarrollo de nuevas tecnologías, en la generación de cadenas de valor y la creación de soluciones innovadoras en las industrias de vanguardia. Ustedes son, sin duda, el Silicon Valley de México, y nadie mejor que ustedes sabe qué necesitamos para avanzar más en esta materia.

Estamos convencidos de que su contribución, empresarios de Jalisco, nos permitirá replicar el éxito del estado para llevar a otros lugares hacia la innovación, a otras un denominador común en todas las regiones del país en la cultura empresarial.

¿Por dónde hemos propuesto comenzar? Necesitamos aumentar el gasto destinado a Investigación y Desarrollo al menos a 1% del PIB. Debemos incentivar la inversión de las empresas y premiarlas para tener acceso al conocimiento.

 

El que se arriesga en materia de innovación debe ser reconocido en política pública. Además, debemos crear un Sistema Nacional de Investigación y Desarrollo que sea autónomo y cuente con patrimonio propio para fomentar la investigación aplicada y conectar a las empresas con los investigadores.

Por nuestra parte, los empresarios mexicanos vamos a continuar participando en los proyectos conocidos como triple hélice, de la mano del sector público y de las universidades y centros de investigación. Seguiremos impulsando Asociaciones Público-Privadas que fomenten nuevos centros de investigación que generen más conocimiento.

Y, sobre todo, queremos integrar el conocimiento que se genera en las aulas y centros de investigación con las necesidades de las empresas, del sector productivo. Y esto debe ocurrir en todos los sectores, desde el agropecuario que también es ejemplar aquí en este estado, como el de servicios o diseño de software. En todos los sectores.

Por eso estamos fomentando el modelo mexicano de formación dual, para generar competencias en los jóvenes, desde la preparatoria, las escuelas de educación media superior y superior, y que tengan las habilidades laborales para que se puedan incorporar a las necesidades del mercado.

 

 

Señoras y señores:

Con su participación hoy y con la difusión e invitación que sigan haciendo entre sus familias y amigos, entre sus proveedores y clientes, podremos sumar millones de mexicanos con una causa común: construir un mejor futuro para todos.

Un futuro en el que conseguir un trabajo no implique un viacrucis y tenerlo alcance para llevar el sustento a la mesa. Un futuro en que los jóvenes puedan estudiar tanto como se lo propongan, donde aprendan las herramientas que necesitan para competir en México y en el mundo; donde los emprendedores puedan desarrollar sus ideas, innovar y crear nuevas tecnologías con más facilidades y apoyos.

Un futuro donde la educación, la salud y los servicios públicos se ofrezcan con calidad y equidad a todos los mexicanos, que nadie falte. Donde la pobreza se reduzca porque hay formas honestas de ganar más y mejor a través del trabajo; no sólo porque reciben programas sociales que sólo tienen un impacto temporal, sino por el esfuerzo propio de cada persona, de cada familia, de cada comunidad.

Un futuro en el que cada mexicano, en su libertad de emprender, sea la base del desarrollo. El desarrollo de México es el desarrollo de cada uno de nosotros. Se trata de que, como ciudadanos, asumamos la responsabilidad que tenemos sobre nuestro futuro. No se lo dejemos a los partidos políticos. Dialoguemos con ellos, analicemos con ellos y propongamos las soluciones y nuestro propio compromiso.

Recientemente las autoridades han destacado la creación de empleos en esta administración y se habla ya del sexenio del empleo. Esos empleos los han abierto precisamente las empresas mexicanas, sobre todo las pequeñas y medianas, con gran esfuerzo, con tenacidad, con entusiasmo y trabajo perseverante. Un ambiente de prosperidad, paz y legalidad es lo que hoy requerimos para que se mantenga y acreciente el empleo, es lo que necesitamos.

Los invito a que se sumen a este proceso de reflexión durante el día de hoy y, sobre todo, que en las próximas semanas continúen apoyándonos con la integración de esta agenda y su difusión. Todos los empresarios del país debemos ser embajadores de los mejores intereses de México y promotores de las medidas que nos permitan crecer económicamente, generar empleos, reinvertir, elevar el desarrollo de nuestro país, de nuestra comunidad a través de nuestras empresas y nuestra participación.

Ése es el México que nos llama. Ésa es la circunstancia del México actual. No podemos hacer el México del futuro viendo por el espejo retrovisor, ni podemos permitir posiciones, posturas y propuestas que son tentaciones para los políticos pero son populistas, no están sustentadas en el trabajo, en la honestidad, en la disciplina. Tenemos que formular un México sustentable, en donde el centro de la economía es la empresa y el centro de la sociedad, la persona.

Ése México de legalidad, de competitividad y de apertura es un México que ya empezó. Es el México del siglo XXI, en el que muchos mexicanos están compitiendo en el mundo. Hemos dejado de tener miedo como nación, porque estamos seguros de que tenemos opciones, opciones que están en nosotros mismos. Trabajemos por este México y hagámoslo todos, unidos, poniendo cada lo que le corresponde. Muchas gracias por recibirnos y que sea para el bien de México.

 

 

**00**