Pide Coparmex a diputados discutir con cuidado deuda pública

Juan Garcíaheredia
Ciudad de México.- La Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) pidió a la Cámara de Diputados tener especial cuidado en el análisis, discusión y aprobación de la deuda pública en el Presupuesto de Egresos 2016, pues tal compromiso pasó de representar el 33.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en diciembre de 2012, al 45.5 por ciento del PIB en septiembre pasado.

A través de un mensaje, el presidente nacional de la Coparmex, Juan Pablo Castañón Castañón, alertó: “Los legisladores tienen que considerar que los recursos obtenidos a través de mayor deuda se tienen que pagar en el futuro con intereses, lo cual significará un menor nivel de vida para todos los mexicanos, si no son invertidos de manera correcta”.

Recordó que el Congreso de la Unión ya aprobó los Criterios Generales de Política Económica, la Miscelánea Fiscal y la Ley de Ingresos para 2016. Se contempla un presupuesto total de 4 billones 764 mil millones de pesos.
“Ese es el presupuesto más grande de la historia del país. Equivale a un incremento nominal de 3.3 por ciento en comparación con el estimado de 2015”.

“Ahora –recalcó-, en la Cámara de Diputados empieza la ruta para el análisis y votación del Presupuesto de Egresos 2016, que debe quedar aprobado antes del 15 de noviembre, como marca la ley. El análisis parte de un ingreso presupuestario de 4.155 billones de pesos, más endeudamiento adicional por 609 mil millones de pesos en el próximo año, de acuerdo con la Ley de Ingresos aprobada”, indicó el dirigente.

Explicó que los ingresos petroleros serán de 884 mil millones de pesos, con una importante disminución de 28.3 por ciento en términos reales, con respecto del año anterior. “En tanto, los ingresos no petroleros, donde se incluyen los recursos que provienen de impuestos, así como ingresos de empresas del sector público, se elevarán a 3 billones 270 mil millones de pesos, lo que equivale a un incremento de 12.2 por ciento, por arriba de la inflación”.

Esas cifras nos indican que la sociedad seguirá compensando con su propio bolsillo la caída en los ingresos petroleros, a través de una mayor recaudación, y de los precios de los distintos bienes y servicios que provee el sector público, subrayó Juan Pablo Castañón.

Por lo mismo, acentuó el líder, la sociedad espera que el Gobierno utilice estos recursos de la manera más eficiente, transparente y honesta. Y que se haga un gran esfuerzo para conformar el mejor entorno posible para fortalecer nuestra economía.

“El reto -indicó- es evitar los errores del pasado y eficientizar el uso de los recursos mediante la reingeniería de los programas, la eliminación de duplicidades y la compactación de algunos renglones presupuestales, bajo el concepto de un Presupuesto Base Cero, que tanta falta nos hace en México”.

“En el presupuesto se plantea una caída de la inversión pública de 21 por ciento, sin embargo, es importante tratar de preservar los programas de infraestructura carretera, ferroviaria y en telecomunicaciones, que son multiplicadores del empleo y que pueden ayudar a aumentar nuestra competitividad y coadyuvar a la productividad de las actividades de los mexicanos. Las asociaciones público-privadas pueden ser un vehículo idóneo para ello”, dijo.

Por otra parte, destacó la necesidad de corregir tendencias insostenibles como las que se observan este año, como el elevado crecimiento del gasto en los ramos autónomos, de 17 por ciento real hasta septiembre pasado, así como en el costo financiero, que reporta un crecimiento de 22 por ciento por arriba de la inflación al mismo mes.

“Demandamos a los diputados tener especial cuidado en el análisis, discusión y aprobación de la deuda pública, que seguirá teniendo un incremento importante”, expuso agregando que este año, la deuda pública pasó de representar el 33.9 por ciento del PIB en diciembre de 2012, al 45.5 por ciento del PIB en septiembre pasado.

“Se estima que la deuda pública será cercana al 48 por ciento del PIB para finales de 2016, lo que indica un crecimiento relevante del monto y ritmo de crecimiento para un país de mediano desarrollo como lo es México”, manifestó Juan Pablo Castañón.

Fuente: El Sol de México en línea, Finanzas, 04-11-2015