Perspectivas para 2019

Descargar Audio

Llegamos a fin de año con mucho entusiasmo y lecciones aprendidas. México termina 2018 con un balance positivo –aunque insuficiente— en términos económicos, políticos y sociales. Con el trabajo decido de todos los mexicanos, logramos superar retos importantes durante el año, pero aún no alcanzamos las tasas de crecimiento necesarias para terminar con la pobreza y cerrar las brechas de desigualdad.

Gracias al esfuerzo compartido de sectores público y privado, fuimos capaces de concluir las negociaciones del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá, que nos permitirá consolidarnos como una potencia exportadora y seguir forjando una región más competitiva a nivel global. También logramos un nuevo marco jurídico para hacer de la mejora regulatoria una política de Estado, para simplificar, y que facilite la creación y operación de las empresas, especialmente de las más pequeñas. Y, sobre todo, refrendamos el compromiso de México con una economía estable y libre para que tengamos condiciones de seguir adelante.

En los próximos años, es fundamental que continuemos avanzando por este camino. No tenemos que inventar el hilo negro: estados como Querétaro y Guanajuato han crecido a tasas de 9%, más similares a las de China que a las del resto del país. Y lo han logrado apostando por la competitividad, por su integración a las cadenas globales de valor, así como el desarrollo de más y mejor infraestructura, colaborando así a un desarrollo integral regional.

La incursión en los mercados internacionales no sólo ha acelerado el crecimiento, sino que ha tenido un impacto directo en los niveles de bienestar social. Entre 2010 y 2016, por ejemplo, los cinco estados que más exportan redujeron la población en condición de pobreza en casi 20%; mientras que desafortunadamente, en las cinco entidades que menos exportan, el número de pobres creció en 5%.

La lección es clara: para combatir la pobreza y la desigualdad necesitamos crecer económicamente, generando empleos que incorporen a los productores más pequeños en la actividad productiva global, en la competitividad. Las micro y pequeñas empresas pueden crecer más si fomentamos encadenamientos productivos donde ellos puedan participar, cuenten con la innovación y el financiamiento necesario para participar productivamente. Necesitamos una mayor transferencia de tecnología y atracción de inversiones. Y para lograrlo, es importante mantener la estabilidad de la economía y seguir abriendo el alcance y la competencia de nuestros mercados.

En ese sentido, es alentador el mensaje de responsabilidad fiscal que trazó el nuevo gobierno para 2019. Sin embargo, así como el Paquete Económico presentó buenas señales, también reveló un enfoque mayoritariamente asistencialista. Aunque aumenta la inversión en infraestructura, no se prevé que ésta sea suficiente y esté dirigida a detonar un mayor ritmo de crecimiento.

México debe superar la barrera de crecimiento de 2 o 2.5% del PIB anual y hoy las proyecciones para el próximo año no son las más alentadoras en este sentido. Tenemos que acelerar la marcha de nuestra economía. Desde el sector empresarial, manifestamos nuestra disposición y compromiso por seguir trabajando –en el marco de la ley y de la mano de los poderes públicos— en favor de las familias mexicanas. Vamos a mantener el esfuerzo que hemos realizado durante años para generar hoy 9 de cada a 10 empleos en el país, y pagar salarios cada vez mejores.

A lo largo de la historia, hemos sido testigos de que la libre empresa, el libre mercado, la innovación, el ingenio y la creatividad, han sido herramientas fundamentales para el desarrollo y, sobre todo, para la mejora en las condiciones de las personas. Por ese camino, juntos, los mexicanos podemos construir el país que todos queremos.

De corazón, les deseo a todos un próspero año nuevo. Y, sobre todo, deseo que los mexicanos sigamos trabajando todos los días, cotidianamente en el esfuerzo, desde cualquier trabajo y cualquier sector, que lo hagamos juntos por un México justo, desarrollado y próspero para todos.