PALABRAS DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO COORDINADOR EMPRESARIAL, JUAN PABLO CASTAÑÓN CASTAÑÓN, EN LA INAUGURACIÓN DE LA CUMBRE DE NEGOCIOS MEXICANO-ALEMANA

PALABRAS DEL PRESIDENTE DEL CONSEJO COORDINADOR EMPRESARIAL, JUAN PABLO CASTAÑÓN CASTAÑÓN, EN LA INAUGURACIÓN DE LA CUMBRE DE NEGOCIOS MEXICANO-ALEMANA

                          Hannover, Alemania, a 23 de abril del 2018.

  • Angela Merkel, Canciller de Alemania;
  • Enrique Peña Nieto, presidente de los Estados Unidos Mexicanos;
  • Dieter Kempf, Presidente de la Federación de la Industria Alemana;

La Feria de Hannover no sólo se ha consolidado como la feria industrial más grande del mundo, sino también, como la más innovadora. Por eso es un honor para mí, como presidente del Consejo Coordinador Empresarial mexicano, compartir este espacio con todos ustedes.

México y Alemania son países aliados, amigos y socios. Así como hemos construido una gran historia juntos, tenemos un futuro promisorio de cooperación por delante.

La fortaleza de la relación se ve reflejada en más de casi 2 mil empresas con participación de capital alemán en nuestro país; en los más de 10 mil 500 millones de dólares que la Inversión Extranjera Directa alemana hace en México.

Así como en el constante incremento de nuestro comercio bilateral, que ha aumentado 44% entre 2006 y 2016, hasta alcanzar los 17 mil 829 millones de dólares en ese año.

Pero aún más importante que estos logros es el futuro de prosperidad que estamos construyendo México y Alemania. Estamos trabajando juntos para encarar los desafíos de la cuarta revolución industrial.

Los empresarios mexicanos sabemos que el presente nos exige seguir mejorando nuestros métodos y técnicas de producción; revolucionar nuestras tecnologías, y profundizar en la digitalización de nuestros procesos.

Vivimos en una era donde las posibilidades de innovación y tecnología nos ofrecen la mayor oportunidad para generar bienestar y  prosperidad en una nación. Y estamos compartiendo experiencias, intercambiando tecnologías, promoviendo la transferencia de conocimientos -y no solo transferencia de mercancías-, para aprovechar juntos todo nuestro potencial.

La fusión de los recursos manufactureros sumados a las capacidades digitales crearon la industria 4.0, aquí mismo en la Feria de Hannover, donde se podrá incrementar a través de la digitalización de los procesos un 20% de la producción global, en los próximos 15 años. México también quiere estar junto con Alemania en esta parte de cambio en la industria.

Nuestra organización, el sector privado mexicano, trabaja con sus contrapartes de otros países —particularmente, con Alemania— para ser parte de esta transformación global.

Emprendedores mexicanos han venido a aprender y desarrollar sus proyectos en Alemania; especialistas alemanes nos han visitado para desarrollar nuevas capacidades en México; hemos fortalecido el intercambio técnico y tecnológico en el sector energético, en el cuidado del medio ambiente, también en la promoción del desarrollo social.

De manera especial, hemos desarrollado la agenda bilateral con Alemania para fortalecer el Modelo Mexicano de Formación Dual. Un especial agradecimiento a la agencia de Cooperación GYZ, por este trabajo que, junto la cámara mexicano alemana y los empresarios mexicanos, hemos podido desarrollar en la industria mexicana.

El modelo de formación dual nos permitirá acercar las capacidades de los estudiantes a las necesidades de las empresas, detonando productividad y permitiendo mejores remuneraciones.

Hoy, en México egresan 1.5 millones de estudiantes cada año de los niveles media superior y superior. Este número es suficiente para cubrir la oferta total laboral existente en México.

El reto en el que estamos trabajando es que esta enorme fuerza laboral de nuestros jóvenes esté cada vez mejor capacitada, para convertirse en un motor de crecimiento económico y productividad.

Los empresarios mexicanos estamos convencidos de que debemos seguir avanzando en esta integración. Tenemos como marco inmejorable, la actualización del Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea, tratado que ha traído consigo beneficios y acceso a mercados más grandes para todos los países involucrados.

México no sólo es el primer destino de las exportaciones alemanas a América Latina, sino que es el socio con mayor potencial de crecimiento en las industrias de alto valor agregado.

Actualmente, México exporta más manufacturas que el resto de los países latinoamericanos juntos. Nos ubicamos entre los 10 países con mayor número de patentes. Somos el segundo receptor global de proyectos relacionados con la industria 4.0, así como el 9° país más atractivo para la inversión extranjera.

En esto, un reconocimiento al gobierno del Presidente Peña Nieto por las facilidades en política pública para implementar la industria 4.0 en la industria mexicana.

México es un país que presenta oportunidades y esperanzas; en las últimas décadas hemos mejorado en prácticamente todos los indicadores de desarrollo; hemos transitado al desarrollo de sectores con valor agregado, como la industria automotriz o aeroespacial.

Muestra de ello ha sido nuestro intenso intercambio entre México y Alemania en los sectores automotriz y de autopartes, donde las exportaciones mexicanas ascendieron a más de 2 mil millones de dólares en 2016.

Esto ha sido posible gracias a que hemos apostado por ser una economía abierta y estable; somos el país con más acuerdos y tratados comerciales en el mundo; y nos ubicamos como una de las economías macroeconómicamente más sólidas en América Latina. Y este camino queremos seguir.

En el sector privado estamos convencidos de que México debe continuar así: abierto, competitivo, impulsando el intercambio con el mundo, garantizando condiciones macroeconómicas sólidas y fomentando la productividad a través de la innovación y la formación de capital humano.

Hemos demostrado la capacidad de incorporar altos niveles de tecnología y procesos digitales e industriales; ahora, tenemos que incorporar a más personas, empresas e industrias para que se sumen a las nuevas tendencias tecnológicas y productivas.

Hoy, queremos hacer equipo con Alemania para avanzar juntos hacia el futuro; para incorporarnos a la cuarta revolución industrial y ser parte de las transformaciones tecnológicas que nos permitirán conocer niveles inimaginados de desarrollo. Ese es nuestro compromiso como empresarios mexicanos.

Tenemos todo para estar a la vanguardia tecnológica. Y de la mano de ustedes, nuestros amigos alemanes, estoy seguro que podremos construir una relación mucho más fuerte, mucho más integrada y una sociedad más próspera para el mañana, para los alemanes y para los mexicanos.

Muchas gracias.

 

**00**