No más despilfarros en los recursos públicos

El CEESP señaló que actualmente operan más de 3 mil programas sociales, cantidad que se eleva si se suman todos programas estatales y municipales

Karla Ponce

El mayor reto de las autoridades federales al momento de diseñar el Presupuesto de Egresos de la Federación para 2016 es eliminar el despilfarro y desviación de recursos públicos, consideró Luis Foncerrada Pascal, director general del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), órgano asesor del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en temas económicos.

“Lo más importante en la elaboración de este presupuesto es que se tendrán recursos limitados porque el precio del petróleo ha afectado los ingresos y porque el país no puede mantener un déficit creciente ni endeudarse más, lo que exige acabar con el despilfarro de recursos y la desviación de fondos que han caracterizado a nuestro sector público”, comentó el director general del CEESP.

Propósitos

De acuerdo con el especialista para lograrlo se deben revisar todos los programas existentes con el objetivo de eliminar duplicidades.

Además de que deben concentrarse en una sola dependencia para generar ahorros con la reducción de las estructuras administrativas.

“Existe un campo enorme para esta materia pues actualmente operan más de tres mil programas sociales, cantidad que se eleva si se suman todos programas estatales y municipales, lo que ha permitido el despilfarro así como la desviación de fondos”.

Apuntó que los programas, proyectos y políticas públicas sociales que sobrevivan a la revisión gubernamental deben ser aquellos que generen mayor beneficio. “En este rubro se deben considerar los programas de todas las áreas, desde salud, educación y prevención del delito hasta transporte e infraestructura”.

Retos

Según el último reporte de competitividad global elaborado por Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), en el subíndice que mide el despilfarro de recursos públicos, México se ubica en la posición 99 entre 144 economías, mientras que en el de desvío de fondos públicos se ubica en el peldaño 119.

“Las finanzas públicas no tienen espacio para el despilfarro de recursos ni para el desvió de fondos, ahora las autoridades tienen la responsabilidad de apostar en los proyectos con mayor rentabilidad social y garantizar que los recursos asignados sean correctamente aplicados”.

El también maestro en Economía consideró que el presupuesto también debe incluir candados enfocados a vigilar la cuidadosa aplicación de los fondos.

“La transparencia y la rendición de cuentas es una responsabilidad de la Secretaría de Hacienda, de las Secretaría de Finanzas y de los gobernadores de cada uno de los estados”, comentó Luis Foncerrada.

 

Supervisión

Apuntó que ahora que la Auditoría Superior de la Federación (ASF) está facultada para intervenir en las cuentas subnacionales se esperaría un mejor de los fondos.

“Vigilar la correcta aplicación de los recursos debe ser de ahora en adelanta un actividad prioritaria”.

Cabe mencionar que los líderes empresariales han mencionado que en el diseño del Presupuesto de Egresos para 2016 las prioridades deben ser generar ahorros con la eliminación de programas, fondos o fideicomisos improductivos, mantener la política de austeridad implementada este año por el gobierno federal con una mayor reducción burocrática y conservar los planes de infraestructura nacionales debido a que detonan el mercado interno.

Crecimiento

Recientemente, Luis Foncerrada Pascal expresó que las reformas estructurales no detonarán el crecimiento económico del país si no se complementan con una política pública enfocada a detonar las inversiones.

Destacó que los cambios estructurales lograrán acelerar el desempeño de la economía si se crean todos los incentivos para atraer capitales foráneos y detonar las reinversiones nacionales, lo que se traducirá en la generación de más fuentes de trabajo así como de mayor consumo interno.

Aseguró que para lograrlo se requiere una política pública que comprenda desde la disminución de trámites empresariales, la creación de estímulos fiscales y el diseño de esquemas de financiamiento a tasas competitivas hasta el ejercicio eficaz de la inversión pública.

Opciones

El especialista indicó que la facilidad para hacer negocios es indispensable porque uno de los factores que tiende a frenar las inversiones a nivel internacional es la burocracia.

Consideró que la política fiscal es la columna vertebral de todos los esfuerzos enfocados a detonar las inversiones, la creación de capital y la generación de puestos de trabajo.

“El instrumento económico más importante de una nación es la política hacendaria…De ahí que sea necesario recuperar la deducibilidad de las inversiones así como la deducibilidad a 100 por ciento de las prestaciones sociales”.

Constantemente, el CEESP ha insistido en la importancia de la inversión para el crecimiento del país.

 

 

 

 

Fuente: Excélsior en línea, Dinero, 25-06-2015

free pokies