Juan Pablo Castañón afirmó en Harvard que, si la integración ha sido motor del crecimiento económico, también debe ser un instrumento de equidad social

Cambridge, Massachusetts, 23 de abril de 2017

  • El Presidente del CCE reconoció que la persistencia de la pobreza y desigualdad son causas detrás del resurgimiento de los discursos proteccionistas que cada vez son más rentables alrededor del mundo.

 

El día de ayer, Juan Pablo Castañón participó en el panel “Inserción de América Latina en la Economía Global”, organizado en la escuela de gobierno de la Universidad de Harvard. El presidente del Consejo Coordinador Empresarial habló sobre la importancia de profundizar la apertura comercial y, al mismo tiempo, promover un crecimiento económico más incluyente.

 

Durante su participación, Castañón reconoció que el mundo enfrenta el riesgo de regresar a propuestas aislacionistas y proteccionistas que son cada vez más rentables políticamente. Factores como la desaceleración de la economía mundial, los altos niveles de pobreza y desigualdad, así como la violencia generalizada, explican el malestar de la población y su propensión a considerar propuestas contra la integración económica.

 

Castañón afirmó que no debemos dejar que estos problemas nos hagan regresar a políticas que en el pasado han mostrado ser fallidas. “El proteccionismo ha tenido siempre más costos que beneficios; mientras que la integración se ha convertido en uno de los motores más importantes del desarrollo”, explicó. Por ejemplo, en México, la apertura comercial ha permitido a sectores de gran valor agregado, como la manufactura avanzada, crecer de manera importante.

 

“La alternativa es mejorar en la distribución de los beneficios de la integración, no detenerla”, expresó el Presidente del CCE. En este sentido, destacó que las pequeñas y medianas empresas representan una gran oportunidad. De las más de 34 mil empresas exportadoras en México, 98% son micro, pequeñas y medianas empresas que sólo participan con 34% de las exportaciones totales. Integrarlas en la economía regional es una oportunidad para extender los beneficios de la integración a otros sectores de la población.

 

Castañón estableció que esta tarea exige que el gobierno propicie las condiciones adecuadas para la atracción de inversión a través de una serie de medidas entre las que destacan: fortalecimiento del estado de derecho, replanteamiento de los sistemas tributarios, disciplina fiscal, mejora regulatoria, desarrollo de infraestructura y apoyo para el fortalecimiento del capital humano, así como estímulos financieros a pequeñas y medianas empresas. Por su parte, las empresas deben aportar innovación, tecnología, inversión y una cultura de constante superación.

 

En el panel participaron el presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) Juan Pablo Castañón, Roberto Martínez, quien es director de la oficina para América de la OCDE; Santiago Peña, actual Ministro de Hacienda en Paraguay y Miguel Ángel Santos, investigador del Centro para el Desarrollo Internacional de la Universidad de Harvard. El evento, organizado por la  Asociación Latinoamericana de Estudiantes de la Harvard Kennedy School y titulado “¿Cómo América Latina puede superar sus viejos y nuevos desafíos?”,  fue inaugurado por la expresidenta de Brasil Dilma Rousseff y clausurado por el expresidente de México Carlos Salinas de Gortari.

 

***