IP quiere simplificación fiscal y facilitar pago de ISR

Hoy, un día antes de que el Ejecutivo presente el Paquete Económico 2017, organismos del sector privado agrupados en el CCE se reúnen con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para insistir en que no se incremente la deuda, se tenga superávit primario y se incluyan medidas de simplificación fiscal

Ivette Saldaña

Hoy, un día antes de que el Ejecutivo presente el Paquete Económico 2017, organismos del sector privado agrupados en el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) se reúnen con el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, para insistir en que no se incremente la deuda, se tenga superávit primario y se incluyan medidas de simplificación fiscal y facilitación en el pago del ISR.

Entre los puntos que el sector privado espera que incorpore la autoridad hacendaria en el proyecto económico están: incentivos para la innovación y la reactivación en diversas industrias; simplificación, incentivos y facilitación para el pago de impuestos de las pequeñas y medianas empresas; y reducción del gasto público.

A mediano plazo, la cúpula empresarial va a pedir que disminuya el ISR a fin de que se tengan tasas competitivas con respecto a los principales socios comerciales, porque a corto plazo hay poco espacio de maniobra.

Al término de la inauguración del Quinto Congreso de la Industria Siderúrgica Mexicana, el presidente del CCE, Juan Pablo Castañón, dijo que este día, durante la junta de ejecutiva de consejo, platicará con Luis Videgaray sobre los aspectos que deben incluirse en el Paquete Económico 2017.

Aseguró que van a pedir que no se incremente más la deuda, haya ahorros en el gasto, se facilite el cumplimiento y pago del ISR y mayores facilidades para que en los planes de pensiones pueda existir mayor ahorro, lo que requiere incentivos.

“Es muy importante trabajar en la reducción del gasto público para tener gasto público y así cumplir con las responsabilidades contraídas. Si no se reestructura el gasto para unir programas y eficientar su administración, de tantos programas que se duplican, tendremos poco espacio de maniobra para detener el grado de endeudamiento que crece en los últimos años y que representa casi 50% del PIB”, aseveró.

El gobierno debe considerar cuando menos 1.5% de superávit primario, lo que equivale a 300 mil millones de pesos, aunque la reducción puede ser a partir de 250 mil millones, precisó.

La inversión privada en México representa 87% de la total y la pública 13%, por lo que, dijo, se tienen que agilizar los esquemas de inversión a través de asociaciones público-privadas.

Si bien hay un pliego de peticiones, el presidente de Canacintra, Enrique Guillén, admitió que es difícil incluir todas las propuestas del sector privado, como el tener un superávit primario de 1.5%, porque ello implica restricciones muy fuertes al gasto público.

“Hablar de tener un superávit significa que caminamos hacia adelante, si es de 0.2% sería un avance, de lo que se trata es que no se dé un recorte que paralice la planta productiva, por eso hay que tener cuidado de que el superávit no afecte la planta productiva”.

Es preocupante que no se haya aplicado el presupuesto base cero que se prometió, lo cual debe considerarse para 2017, afirmó el vicepresidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Rodrigo Alpízar.

El presupuesto “no atiende a una nueva realidad, sigue el mismo dinamismo que se ha dado en los últimos años, no se dio el rediseño de presupuesto cero” y el presupuesto para aumentar la productividad, exportación, competitividad, el desarrollo son 500 millones de pesos, una cantidad que no responde a la realidad, indicó.

>Ver nota