Economía mexicana, en fase de recuperación

Tanto el Indicador Coincidente como el Adelantado registraron un comportamiento similar al difundido el mes previo, informó el INEGI.

Rodrigo A. Rosales

Durante julio del 2014, el indicador coincidente registró un valor de 99.87 puntos, que representó una variación de 0.02 puntos en relación al mes anterior y, a su vez, una estancia por debajo de su tendencia de largo plazo (100 puntos) por 13 meses consecutivos, de acuerdo con datos del Sistema de Indicadores Cíclicos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Este indicador, que refleja el estado general de la economía mexicana, se ubicó en zona de recuperación, como consecuencia de la evolución de los componentes cíclicos que lo integran.

Así, la actividad industrial, el número de asegurados permanentes en el IMSS y el índice de las ventas netas minoristas de los establecimientos comerciales se posicionaron en fase de expansión.

Mientras la actividad económica mensual y las importaciones totales se colocaron en fase de recuperación; esta última variable corresponde a un mejor desempeño del consumo de los hogares mexicanos.

Sobresale el comportamiento de la tasa de desocupación urbana al situarse en su fase de recesión, cuya dinámica en inversa a la actividad económica del país. Este resultado indica una dirección positiva del mercado laboral.

Evolución positiva en los próximos meses

Por su parte, la cifra oportuna del indicador adelantado, que busca señalar anticipadamente la trayectoria del coincidente, presentó un valor de 100.37 en agosto del 2014, con lo que corrobora su fase de expansión al asentarse por arriba de su tendencia de largo plazo por tercer mes al hilo; además, exhibió un aumento mensual de 0.14 puntos.

Esta cifra muestra una posible evolución positiva de la actividad económica en los próximos meses, donde destaca la fase de recuperación de la tendencia del empleo manufacturero y de las exportaciones totales; este último corresponde al repunte del comercio exterior, fundamentalmente de nuestro principal socio comercial, Estados Unidos.

También resalta la fase de expansión del Índice de Precios y Cotizaciones de la Bolsa Mexicana de Valores, en términos reales, y del Índice Standard & Poor´s 500 (índice bursátil estadounidense).

La tasa de interés interbancaria de equilibrio y el tipo de cambio real son series con un comportamiento inverso al de la actividad económica. Para el octavo mes del año en curso, el primero se colocó en fase de expansión, mientras el segundo, cuyo dato de agosto es una cifra oportuna obtenida con base en el tipo de cambio real México-Estados Unidos, se ubicó en su fase de desaceleración.

De acuerdo con la metodología del INEGI, con estos elementos es posible distinguir la etapa del ciclo económico en la que se encuentra la economía del país, sin embargo, no se establece la magnitud de su crecimiento. Asimismo, debe considerarse que los indicadores compuestos están sujetos a cambios en la medida en que se actualice la información utilizada, por lo que al incorporar datos de un nuevo mes en el cálculo de los indicadores cíclicos, se pueden modificar las cifras de los últimos meses.

 

Fuente: El Economista en línea, Negocios, 06-10-2014