Declaración conjunta del Gobierno y Sector Privado

México es un país en desarrollo y ocupa el 14º lugar como emisor de CO2 en el mundo con 1.6% del total global. Los retos que presenta la lucha contra el cambio climático en México y en el mundo son significativos y el sector privado mexicano ha contribuido de manera importante en el esfuerzo internacional para hacer frente a ellos, como se demuestra, entre otras acciones, con un portafolio de inversiones por más de cinco mil millones de dólares en proyectos de energía renovable y cogeneración.

El gobierno y el sector privado mexicanos reconocen la importancia de promover un modelo de desarrollo que impulse el crecimiento económico, al tiempo que reduzcan las emisiones de gases efecto invernadero, e intensifique las acciones en materia de mitigación y adaptación.

Para avanzar hacia la consolidación y aprovechar las oportunidades de una economía sustentable, reconocemos que:

  • Es urgente fortalecer nuestra colaboración y contribuir de manera positiva en el esfuerzo global para hacer frente al fenómeno de cambio climático.
  • México es un país comprometido con la conservación y protección al medio ambiente que promueve un desarrollo limpio, basado en el uso sustentable de sus recursos, el desarrollo y aprovechamiento de energías renovables y esquemas de cogeneración, la optimización de la eficiencia energética, el manejo de tecnologías y combustibles limpios y la promoción de una cultura de conciencia ambiental.
  • La transición de México hacia una economía baja en carbono deberá propiciar un crecimiento económico que contribuirá a mejorar las condiciones de vida de la población, a generar nuevos empleos e incrementar el nivel de competitividad de las empresas frente al mundo, para lo cual es necesario contar con recursos financieros y tecnológicos. Dicha transición representa una oportunidad para que nuestro país se coloque en una mejor posición para hacer frente a los retos que genera el cambio climático y se beneficie de mayores flujos de inversión, financiamiento y tecnología.
  • Al mismo tiempo, México habrá de seguir promoviendo la reducción de la vulnerabilidad de la población, así como el diseño de planes estatales y locales en los que se vincule a todos los actores de la sociedad y los niveles de gobierno.
  • Los esfuerzos nacionales en materia de mitigación y adaptación deberán estar acompañados de la adopción de decisiones y compromisos internacionales, que propicien un ambiente de confianza para que gobiernos y empresas puedan comprometer los recursos necesarios para ser exitosos en la lucha contra el cambio climático.
  • Existe un mecanismo de diálogo permanente entre los sectores público y privado que tiene como fin la construcción conjunta de soluciones y su implementación para favorecer una economía nacional baja en carbono.

En el marco de las negociaciones internacionales sobre cambio climático, los sectores público y privado de México reconocemos el principio de responsabilidades comunes pero diferenciadas y capacidades respectivas entre países desarrollados y en desarrollo, y consideramos que como parte de las Conferencias de Naciones Unidas a celebrarse en Cancún, deben lograrse progresos significativos en los siguientes aspectos específicos:

  • Avanzar hacia acuerdos en al definición de una meta de largo plazo para la estabilización de la temperatura media global, así como de compromisos de reducción de emisiones de países desarrollados y acciones nacionales apropiadas de países en desarrollo, que den claridad y certidumbre a los esfuerzos internacionales para alcanzar esta meta. Ello contribuirá al fortalecimiento de los mecanismos de financiamiento, incluyendo los mercados de carbono, más allá del 2012, año en que concluye el primer periodo de compromisos del Protocolo de Kioto.
  • Definir un marco que provea incentivos financieros y tecnológicos a los países en desarrollo a fin de apoyar sus esfuerzos hacia modelos bajos en emisiones de gases de efecto invernadero, y que propicien el desarrollo, la transferencia, la adaptación y el uso a gran escala de tecnologías limpias.
  • Consolidar un esquema de cooperación multilateral que evite el establecimiento unilateral de barreras comerciales de índole ambiental.
  • Definir un esquema institucional en materia de financiamiento que apoye e incentive la implementación de proyectos de adaptación y de mitigación.
  • Promover una estrategia en materia de adaptación y de financiamiento que tome en cuenta las necesidades de los países en desarrollo, con especial énfasis en las regiones más vulnerables a los efectos negativos del cambio climático.
  • Fortalecer el sistema de transparencia del régimen climático a través de la definición de mecanismos prácticos de medición, reporte y verificación que tengan en cuenta las diferencias entre países.
  • Adoptar un mecanismo para reducir las emisiones por deforestación y degradación forestal (REDD plus) en los países en desarrollo, que asegure apoyos financieros y contribuya al manejo forestal sustentable.

El sector privado de México expresa su completo apoyo al Presidente Felipe Calderón y a su gobierno, con miras a asegurar el éxito de la Décimo Sexta Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP 16) y de la Sexta Reunión de las Partes del Protocolo de Kioto (CMP6), a celebrarse en Cancún del 29 de Noviembre al 10 de diciembre próximos.

Ambas Conferencias representan una enorme oportunidad para dar paso a una nueva era de cooperación internacional para afrontar el cambio climático, avanzar en el fortalecimiento del marco jurídico internacional de manera que aumente su eficacia y transparencia, y promover la construcción de una economía mundial sustentable.