CCE exhorta a convocar periodo extraordinario para SNA

pdf64

  • Deben alcanzarse los acuerdos necesarios para aprobar la reforma anticorrupción.
  • Las diferencias no son insuperables si existe voluntad real de combatir la impunidad

México DF, 18 de mayo de 2016.- El Consejo Coordinador Empresarial hace un llamado a las fracciones parlamentarias representadas en el Congreso de la Unión y a sus partidos políticos para que demuestren, con señales claras, su voluntad de ir a fondo en el combate a la corrupción en México.

En concreto, solicitamos el compromiso de los senadores en lograr los acuerdos necesarios para aprobar las leyes secundarias de la reforma anticorrupción en el plazo y sobre todo en estricto apego a los lineamientos fijados hace un año en la Constitución.

En el mismo sentido, exhortamos a las instancias de coordinación parlamentaria a convocar a un periodo extraordinario de sesiones, a fin de que se apruebe un paquete de dictámenes derivado de los consensos básicos que pedimos, incluyendo el aval de las organizaciones y representaciones de la sociedad civil que han participado en la reforma desde el inicio.

Las diferencias que existen en distintos aspectos, criterios y alcances en esta fase de legislación secundaria no son insuperables, máxime si verdaderamente existe voluntad de ser congruentes con los principios de la reforma y su objetivo trascendente. El Sistema Nacional Anticorrupción es piedra angular de un proceso de transformación de la vida pública en México, a fin de acabar con los niveles de impunidad que hoy prevalecen.

Para la creación y el desarrollo de un Sistema Nacional Anticorrupción sólido, confiable y, sobre todo, capaz de entregar resultados palpables y prontos, es preciso aprobar simultáneamente y de forma coherente las siete leyes que le dan forma, y a la vez dar plena solvencia a sus cuatro elementos básicos.

  1. Sistema eficiente de control y disciplina interno, en mancuerna con el desarrollo del servicio profesional de carrera. Dar pie a una Secretaría de la Función Pública renovada y a contralorías internas profesionales y con la mayor independencia de gestión posible, a fin de desarrollar una política pública efectiva de prevención.
  1. Asegurar que la Auditoría Superior de la Federación efectivamente cuente con las facultades, los recursos y las disposiciones jurídicas necesarias para poder cumplir con el cometido que se le asignó con la reforma constitucional: órgano del Poder Legislativo capaz de auditar y revisar el debido uso del dinero público, con posibilidad de realizar auditorías especiales y en tiempo real, así como integrar expedientes que faciliten la sanción.
  1. Establecer el Tribunal anticorrupción, como órgano autónomo para sancionar desde el plano administrativo, que tenga parte en los casos que le sean presentados por cualquier órgano de control interno o externo de los tres órdenes de gobierno, y que pueda realizar o dar cauce a inteligencia institucional e investigación de oficio.
  1. Crear una Fiscalía Anticorrupción con autonomía real de gestión, que evite que sus procesos se vean contaminados por cualquier forma de intencionalidad política; que como representante de la sociedad, pueda investigar y llevar a los tribunales las acusaciones para lograr las correspondientes sanciones.

Dejar fuera ese expediente, junto con la tipificación de los delitos en materia penal, significaría una reforma incompleta en uno de sus pilares fundamentales, sentando un mal precedente para el desarrollo del conjunto. Los casos exitosos de combate a la impunidad en el mundo han contado con el soporte de instancias de procuración de justicia autónomas y profesionales.

Adicionalmente, resulta fundamental establecer mecanismos para que la ciudadanía tenga influencia real sobre el nuevo sistema, asegurando la participación, transparencia y rendición de cuentas.

Tomando en cuenta el acuerdo sobre los principios y lineamientos básicos de la reforma, desde la perspectiva general, no debe haber obstáculos insalvables ni pretextos para no generar los acuerdos que faltan en lo particular, cuidando siempre respetar el espíritu de la constitución y asegurar la fortaleza y viabilidad del SNA. Si hay voluntad de concretar la reforma, y de hacerlo junto con la ciudadanía, no hay razón para posponer las cosas.

En este momento no hay reforma más necesaria y más urgente que la creación de un sistema creíble y eficaz para combatir la corrupción. Es necesaria para subsanar el déficit de confianza que hoy prevalece en México, a fin de dar viabilidad y proyección a todas las demás reformas que México realiza y debe aún emprender.

 


 

**00**

free pokies