CCE avanza en diálogo sobre iniciativas fiscales

Ciudad de México, 10 de octubre de 2019.- Desde que se presentó el 8 de septiembre la iniciativa de Ley de Ingresos para el Ejercicio Fiscal de 2020 y la Miscelánea Fiscal ante la Cámara de Diputados, tanto el Consejo Coordinador Empresarial, como los diversos organismos que lo integran, nos hemos reunido con los diversos actores que tienen a su cargo el diseño y análisis de las iniciativas de reforma.

En este contexto, se han sostenido reuniones en el Poder Legislativo con:

  1. Los diversos grupos parlamentarios dentro de la Cámara de Diputados.
  2. Integrantes de la Comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, que será la encargada de dictaminar este paquete económico.
  3. Hemos tenido participación directa en los ejercicios de “parlamento abierto” que se han llevado a cabo en la Cámara para estos efectos, incluyendo también la reforma que se originó en el Senado de la República para el combate a las empresas que facturan operaciones inexistentes o simuladas.

Asimismo, se han sostenido diversas reuniones tanto con:

  1. Presidente de la República.
  2. Secretario de Hacienda y Crédito Público.
  3. Subsecretario de Hacienda.
  4. Titular de la Unidad de Legislación Tributaria y de la Unidad de Ingresos Tributarios de la SHCP y su equipo.
  5. Procuraduría Fiscal.

Ante ellos pudimos exponer la problemática que se genera para los diversos sectores empresariales que están integrados en el CCE, y se han realizado propuestas concretas para poder mitigar los efectos negativos que podría generar la implementación de la reforma.

Estas reuniones han sido muy productivas y hemos encontrado la sensibilidad de los legisladores y servidores públicos a las problemáticas planteadas por los diversos sectores.

Incluso se han estado analizando algunas alternativas de redacción y ajustes que se harían llegar al Congreso para ser incorporadas en el análisis y aprobación del paquete económico, que permitan lograr los objetivos que busca el Gobierno de fortalecer la recaudación y de tener herramientas que les permitan hacer más eficaces sus atribuciones en esta materia, pero sin generar efectos colaterales que afecten la certidumbre para la inversión productiva.

Los temas en los que se ha estado trabajando y donde se ha encontrado receptividad para poder construir alternativas, son los relacionados con:

  1. La limitante a la deducción de intereses que pagan los contribuyentes.
  2. La revelación de esquemas fiscales por parte de los asesores y los contribuyentes.
  3. El régimen fiscal aplicable a las inversiones que realizan fondos de inversión en nuestro país a través de figuras jurídicas extranjeras.
  4. El régimen fiscal aplicable a las inversiones y pagos a Regímenes Fiscales Preferentes (REFIPRES).
  5. La creación de una norma que permita re-caracterizar operaciones para efectos fiscales.
  6. El régimen aplicable a las empresas maquiladoras.
  7. El procedimiento de actualización de cuotas para el pago del IEPS por bebidas saborizadas.
  8. El régimen fiscal que en materia de IVA aplica a las líneas aéreas.
  9. La retención de IVA en subcontratación laboral.

Algunos otros temas en los que se sigue trabajando para tratar de encontrar alternativas viables de ajuste son los siguientes:

  1. Establecer incentivos de devolución acelerada para contribuyentes con buen historial de cumplimiento.
  2. Esquema de reducción a personas morales de derecho agrario más equitativo.
  3. Nuevos supuestos y procedimientos de cancelación de certificados de sellos digitales.
  4. Responsabilidad solidaria de socios, accionistas, directores generales y administradores únicos de sociedades.
  5. Ajustes para que la retención de ISR por intereses afecte en menor medida a los pequeños ahorradores.
  6. Gravamen a plataformas digitales de intermediación entre vendedores y adquirentes de bienes y servicios.
  7. Esquema de ventas por catálogo.

Finalmente, un punto en donde aún no hemos logrado generar consensos es el relativo a la reforma propuesta desde el Senado de la República, para sancionar con prisión preventiva oficiosa y hacer aplicable el régimen de delincuencia organizada (incluyendo extinción de dominio) a la defraudación fiscal y su equiparada.

El CCE siempre ha apoyado y apoyará las acciones que permitan al Gobierno Federal atacar a los grupos delincuenciales que han hecho de la venta de facturas que documentan operaciones simuladas o inexistentes, su modus vivendi.

Sin embargo, no coincidimos en que para lograrlo se tenga que hacer aplicable este régimen de excepción a cualquier contribuyente que esté acusado de defraudación fiscal o su equiparada, máxime cuando el proceso penal lo enfrentará en prisión (aun cuando no hubiera sido declarado culpable) y se le podrán asegurar sus bienes o el control de su empresa (delincuencia organizada).

Consideramos que sería factible alcanzar el objetivo que busca el Gobierno Federal de atacar a los grupos delincuenciales que se dedican a comercializar facturas, si se restringe la aplicación de este régimen a los delitos de venta de facturas (113 Bis del CFF) y a los de defraudación fiscal y su equiparada únicamente cuando se expidan o utilicen facturas que documenten operaciones inexistentes o simuladas, por lo que hacemos un llamado para ajustar la reforma y evitar con ello generar incertidumbre a la inversión productiva.

Se prevé que este fin de semana se concluya el proceso para la elaboración de alternativas, a efecto de que puedan ser comentadas con los legisladores para que se incluyan en la dictaminación del paquete económico la próxima semana.