Baja California Sur

Los empresarios mexicanos expresamos nuestra solidaridad con la población de Baja California Sur, por los graves daños provocados por el huracán Odile.

Reconocemos el trabajo de las autoridades federales y locales para atender con oportunidad las necesidades más urgentes de la población, sin embargo pedimos redoblar esfuerzos para mantener el respeto al Estado de Derecho y la paz social.

Estamos seguros de que los trabajos que ha encabezado el Ejecutivo Federal se verán traducidos en acciones concretas que beneficien a la población. La responsabilidad de todos es implementarlas con prontitud y transparencia.

Los actos de saqueo y vandalismo que han sufrido establecimientos comerciales de todos los tamaños y casas habitación, son injustificables y laceran aún más el estado de emergencia que vive la población.

No podemos permitir que haya impunidad, exhortamos a las autoridades a actuar con oportunidad y eficacia para garantizar el respeto a la legalidad, así como a implementar un protocolo de seguridad  que proteja –en esta y otras eventualidades- el patrimonio de la ciudadanía y de las empresas.

Baja California Sur es un importante destino turístico, por lo que su pronta reconstrucción y la recuperación del orden social son fundamentales para mantener la actividad económica y los empleos que generan ingresos y bienestar para la población.

Los empresarios reiteramos nuestro compromiso de seguir apoyando a las autoridades y a los damnificados, y hacemos un llamado a la sociedad civil para sumarse a esta tarea.

Todos podemos aportar algo en favor de la seguridad y cohesión social de los mexicanos que hoy más lo necesitan.