Actividad económica creció 2.6% anual durante enero

El Indicador Global de la Actividad Económica aumentó 2.6% a tasa anual desestacionalizada durante enero del 2015, tras crecer 2.3% el mes previo, de acuerdo con datos del INEGI.

 

Rodrigo A. Rosales

 

El 2014 se caracterizó por la debilidad de la economía mexicana, donde el dinamismo de la demanda externa titubeó y la recuperación de la demanda interna fue incierta. Para el comienzo el 2015, el panorama no es alentador: debilidad mundial, incertidumbre en los mercados financieros, depreciación del peso frente al dólar y continuación de la caída del precio del petróleo, que orilló a un recorte al gasto público.

El Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) aumentó 2.6% a tasa anual desestacionalizada durante enero del 2015, tras crecer 2.3% el mes previo, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

Con ajuste estacionario, este comportamiento de aceleración del indicador de tendencia del sector real de la economía mexicana en el corto plazo, que rompió una trayectoria descendente que comenzó en noviembre pasado, derivó de igual proceder que dibujaron algunos servicios.

Si bien este incremento de la actividad económica del país significó registrar por cinco meses consecutivos una tasa arriba de 2.0%, también representó no alcanzar una variación anual de 3.0% desde diciembre del 2012 (3.2 por ciento).

Por actividades, las terciarias, que representan alrededor de dos terceras partes de la producción nacional, subieron 3.1%, el nivel más alto en 22 meses; al interior de éstas, no se manifestó ningún desplome.

Los rubros que exhibieron una trayectoria al alza fueron, principalmente, servicios de esparcimiento culturales, deportivos y otros recreativos y servicios excepto actividades gubernamentales (de 0.9% en diciembre a 3.4% en enero); servicios profesionales, científicos y técnicos, corporativos, servicios de apoyo a los negocios y manejo de desechos y servicios de remediación (0.5 a 2.0%); transportes, correos y almacenamiento e información en medios masivos (3.2 a 4.2%); servicios de alojamiento temporal y de preparación de alimentos y bebidas (1.3 a 2.2%); servicios financieros y de seguros y servicios inmobiliarios y de alquiler de bienes muebles e intangibles (1.6 a 2.1 por ciento).

Mención aparte merece el comercio, como principal indicador del consumo privado y segundo sector que más aporta al PIB del país, detrás del manufacturero, al aumentar 5.4%, frente a 5.1% anterior. El único apartado terciario que desaceleró fue servicios educativos y servicios de salud y de asistencia social (1.0 a 0.1 por ciento).

Por su parte, las actividades secundarias mostraron su crecimiento anual desestacionalizado más bajo en 10 meses (0.8%). Lo anterior resultó de la misma actuación del motor económico del país, el conjunto de industrias manufactureras, con una variación de 2.5% (el menor ascenso en 13 meses).

 

 

Fuente: El Economista en línea, Principal, 25-03-2015

free pokies